Repositorios en Linux

Los sistemas Linux (en todas sus distribuciones en general) basan la instalación de sus paquetes en una serie de repositorios, que simplifican la vida a los administradores a la hora de instalar la mayoría de aplicaciones.

Este sistema tiene unas ventajas muy claras desde mi punto de vista:
La comodidad que nos brindan como ya hemos dicho previamente. Podemos instalar un sistema LAMP en una línea con yum.
O el hecho de que dichos RPMs o paquetes hayan sido preparados concienzudamente por gente que sabe bien lo que se hace (p.ej. las personas que preparan los paquetes de RedHat..) y su funcionamiento es correcto y más que suficiente para un 99% de los casos.

Sin embargo también existen claros inconvenientes:

  1. Nos limitan a los paquetes que incluyen y puede llegar a darse el caso de que nos falte algún paquete que necesitemos para un montaje o instalación.
  2. Nos restrigen la versión del software a instalar. Es decir, si usamos los repositorios, vamos a tener que usar sí o sí, la versión que venga dada.
    Este problema es más notorio en algunas distribuciones que en otras. En RedHat (CentOS) por ejemplo, pese a que te da tranquilidad en cuanto a que la aplicación va a funcionar a la perfección, la versión instalada va a ser una versión bastante antigua.
    Por poner un ejemplo en RedHat/CentOS hasta hace bien poco la versión PHP que se instalaba era la php 5.1.6, pese a que la versión estable de PHP había pasado a ser la 5.3.x.
  3. Preestablecen una configuración en los paquetes, activando una serie de modulos o con una compilación concreta que igual no es la más adecuada para nuestro sistema. Véase modo prefork en la instalación de Apache.

A estos inconvenientes se les puede a llegar a dar solución fácilmente. Podemos añadir repositorios “extras” adicionales del propio sistema y de terceros, que nos permitan la instalación de paquetes adicionales y/o de versiones más recientes.

De todos modos antes de lanzarnos a añadir repositorios a nuestro sistema, sería conveniente valorar algunos aspectos:

  • Es seguro el repositorio que estamos añadiendo? Asegúrate que es fiable!!!
  • Merece la pena la instalación del repositorio? Quizá si es sólo para la instalación de un paquete en concreto, no merece la pena, sobre todo si la instalación de dicho Software se puede realizar manualmente de forma sencilla.
    De hecho, descargar el software e instalarlo manualmente puede llegar a ofrecernos muchas ventajas, como personalización de la instalación, versiones más nuevas que las contenidas en los repositorios, con nuevas características…
  • Es posible que el repositorio “machaque” paquetes actuales de tu sistema que no quieras reemplazar y que provoquen un funcionamiento no deseado. Para este punto ten en cuenta añadir sólo el repositorio dado para los paquetes que deseas.

En conclusión.. los repositorios son una herramienta muy útil para los administradores, pero debemos valorar su conveniencia en cada caso.

This entry was posted in linux, sysadmin and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *